DIBUJOS, INFORMES Y COMENTARIOS
 
 
 

 

 

INFORMES
 

INFORME DEL GABINETE DE PSICÓLOGOS DE LA RINCONADA (SEVILLA)
Una historia humana llena de ternura, pero con un final triste. Propuesta escénica, que en un principio pudiera parecer atrevida para el público infantil, pero que al estar encarnada por títeres, éstos hacen de función catártica. Sirven para ver desde una perspectiva serena y controlada los efectos de la muerte de un ser querido en unas circunstancias extremas como es la guerra.
La muerte trunca nuestros más íntimos deseos de compañía, pero también es un hecho posible e inevitable en la vida, ésta es la cruda realidad, pero por ser dura, triste, sobrecogedora,... no deja de existir. ¡Ahí está! Y los niños deben aprender y asumir paulatinamente este acontecimiento.
Si ya la muerte en sí se vive como tragedia, que además sea provocada por una guerra, parece aún más dolorosa, más sin sentido, pero la capacidad humana puede superar todos los contratiempos, incluso hasta la muerte. Inventa, crea estrategias para sobrellevarla y salvarla. Esto está muy relacionado con el hecho religioso y con los mitos, y de ahí la necesidad de redimir y curar el dolor a través del cumplimiento de esa leyenda llena de magia, y a la vez práctica, como es la de hacer mil grullas de papel para encontrar la felicidad. Digo mágica porque para el mundo nipón tiene un especial significado la grulla. Como ese pájaro lleno de elegancia y símbolo de vida que vuelve y regresa cada otoño, al igual que los buenos recuerdos y sentimientos que nadie nos puede borrar, y también añado práctica porque la actividad y el establecimiento de metas logran superar los estados de ánimo melancólicos o depresivos.
Siempre los humanos hemos buscado afrontar la pérdida de los seres queridos con estrategias psicológicas que nos hagan aminorar el dolor producido por esa separación. Y aquí se produce gracias a la proyección de los deseos más íntimos del ser humano " la felicidad " con la ejecución en papel de mil grullas. Siempre el trabajo ha tenido una función terapéutica, de ahí las llamadas "terapias ocupacionales", cuyo objetivo es encontrar la "paz psicológica" con la distracción manual y con el darse cuenta de la valía que todo ser humano tiene, para finalmente recuperar la memoria que nos haga recordar toda y cada una de las vivencias felices y alegres de nuestra existencia.
Por otra parte, son muy emotivas las palabras de la narradora: "Creían que el mundo era nuevo, como todos los niños, porque ellos eran nuevos en el mundo. Pero el mundo era ya muy viejo entonces,..." porque evocan esa feliz etapa perdida y añorada por los adultos, como es la infancia, donde el tiempo es tan amplio y extenso que se vive intensamente. De ahí, que no queramos crecer, pero como es un hecho inevitable debemos aprender que también envejecemos, pero que aquí no se termina el ciclo, porque el mundo aunque anciano es, sigue existiendo y dejamos en él nuestros hechos: "la cultura".

Carlos Antonio González Vargas
Psicólogo del Equipo Psicopedagógico de La Rinconada
Mayo 2004

 

INFORME
La obra como bien se indica en la sinopsis, se centra en una historia de amor y amistad entre un niño y una niña en Hiroshima durante la segunda Guerra Mundial. Obra que sólo con la presencia de dos protagonistas como ejes vertebradores de toda la acción, nos pone en situación de la incertidumbre, desasosiego e incomprensión de la guerra, percibida tras las sensaciones de la inocencia de dos niños.
Naómi y Toshiro son los nombres de estos pequeños seres que con sus cuerpos hechos de títeres, junto con el farolillo japonés que simulan sus cabezas, hacen que los espectadores nos traslademos a sus vivencias, a sus miedos y esperanzas ante la cruel guerra que acaba de comenzar.
De manera, que se trata de una forma novedosa, divertida y emocionante de hacer ver al pequeño público escolar, ya que la obra está dirigida a los alumnos de 9 a 11 años, que las guerras no solo afectan a "soldaditos de plomo", a gente que nada tiene que ver con nosotros, o que éstas se desarrollan en lugares desconocidos, inexistentes en el mundo; sino todo lo contrario, que en ella participan infinidad de seres inocentes, que de repente, ven truncadas sus vidas, o "por suerte" sola la de sus familiares más cercanos, y que arrasan sus ciudades, sus casas,... en definitiva, "su mundo".
De la misma manera, se refleja ese dolor que deja la muerte de un ser querido en la propia persona, y ese afán desconsolador, en muchos casos, de aferramos a mitos o ideas preconcebidas que nos ayuden a superar la pérdida, como es la situación que plantea, que da título a la obra: "el hacer mil grullas de papel para obtener la felicidad".
En el plano educativo, es importante trabajar como contenido transversal, el tema de las guerras, sus causas y consecuencias, así como despertar el espíritu crítico y constructivo de proponer alternativas ante la existencia de éstas.
En definitiva, el/la profesor/a, partiendo de esta obra como centro de interés para el alumnado, puede plantear en su clase el desarrollo de temas tales como:
La importancia del amor y la amistad.
El rechazo a la violencia en todos los ámbitos, empezando por el más cercano a ellos mismos, en sus relaciones con los demás.
El afrontamiento de la muerte como algo vital.
Y por supuesto, el valorar y darle la importancia que se merece al arte escénico como medio cultural.

María José Barea Tenorio
Pedagoga - Becaria en Prácticas Universitarias